Fabricas contaminando
Medio Ambiente

La contaminación del aire ahora mata a más personas que el tabaquismo

La contaminación del aire mata ahora a más personas que los cigarrillos, según una investigación reciente publicada en el European Heart Journal.

Un nuevo estudio dirigido por el Instituto Max Planck de Química sugiere que la contaminación del aire es responsable de casi 9 millones de muertes prematuras cada año – casi el doble del número estimado anteriormente.

Estudios anteriores han estimado que el número de muertes adicionales en todo el mundo es de 4,5 millones, sin embargo, un nuevo enfoque ha demostrado que la contaminación del aire podría ser responsable de hasta 8,8 millones de muertes adicionales. Sólo en Europa, se cree que alrededor de 790.000 personas mueren prematuramente debido a la mala calidad del aire.

“Para poner esto en perspectiva, esto significa que la contaminación del aire causa más muertes adicionales al año que el tabaquismo, que la Organización Mundial de la Salud calcula que fue responsable de 7,2 millones de muertes adicionales en 2015”, señaló en un comunicado el profesor Thomas Münzel, coautor del estudio, del Departamento de Cardiología del Centro Médico Universitario de Maguncia, en Alemania.

Fumar es evitable, pero la contaminación del aire no lo es.

Entonces, ¿cómo es que estas nuevas estadísticas varían tanto de las estimaciones anteriores? El nuevo método ha tomado una mirada multifacética sobre el tema al combinar datos sobre los niveles de contaminación del aire en diferentes países, los impactos de la contaminación en la salud y numerosos factores relacionados con las poblaciones estudiadas, tales como la densidad de población, la edad y la calidad de la atención de salud.

La mayoría de las muertes relacionadas con la contaminación en Europa, entre el 40 y el 80 por ciento, estaban relacionadas con enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La contaminación del aire puede afectar su corazón y la circulación sanguínea de varias maneras, principalmente dañando las paredes de sus vasos sanguíneos y causando que se estrechen. Puede interrumpir el funcionamiento eléctrico normal de su corazón y hacer que su sangre sea más propensa a la coagulación.

El nuevo estudio observó principalmente los efectos de las partículas PM2.5, señalan los investigadores. Son partículas microscópicas, de menos de 2,5 micrómetros o 0,0025 de milímetro, que pueden penetrar profundamente en los pulmones y entrar en el sistema circulatorio. Muchas PM2.5 peligrosas se emiten durante la combustión de combustibles, como los escapes de los vehículos, la quema de madera, la agricultura industrializada y la quema de combustibles fósiles. Basándose en estos nuevos hallazgos, el equipo sugiere que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambie sus directrices sobre los niveles seguros de PM2.5.

“Dado que la mayor parte de las partículas y otros contaminantes atmosféricos en Europa proceden de la combustión de combustibles fósiles, necesitamos cambiar a otras fuentes para generar energía urgentemente”, dijo el profesor Jos Lelieveld, del Instituto Max Planck de Química. “Cuando utilizamos energía limpia y renovable, no sólo cumplimos con el Acuerdo de París para mitigar los efectos del cambio climático, sino que también podríamos reducir las tasas de mortalidad relacionadas con la contaminación del aire en Europa hasta en un 55 por ciento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *